Fronteras y puentes

Soy Orlando. Dicen que nací de la costilla de un hombre. Pero no es cierto. Vengo de la imaginación y de la sangre de una mujer enojada que vive en los ríos. Su cuerpo contiene todos los nombres del coraje: el tuyo, el suyo, el nuestro, el mío. Soy Orlando y atravieso geografías y tiempos. Ayer, la estepa siberiana, siempre, hoy, el desierto de Chihuahua, las colonias nocturnas, ahora. Me gusta el olor del maíz, de los residuos tóxicos de la maquila, del cabello de las abuelas lejanas. Me gusta reventar  diccionarios. Frontera: confín de un estado. Entre usted y yo, ¿quién  dibuja la herida que nos separa hasta mi dolor? Borrarla, borrarla, mirarle de frente y decir Rubí, Marisela, Susana, Natasha, Aída, Lucero, Maye, nosotras. Sonreir al fin. Puente: construcción de piedra, ladrillo, madera, hierro, hormigón, etc., que se construye sobre los ríos, fosos y otros sitios, para poder pasarlos. Y tender una mano de concreto, aquí donde desconocemos la palabra hormigón, a la niña de la sierra norte, a su maestra de regreso a casa. Al niño-soldado que no es de plomo, niño-soldado de hogar a gritos y golpes, para que aprendas cómo es un hombre.  A las amigas en un encierro matemático que tiene la forma precisa de lo que no funciona. Ubicación: Calzada Ermita Iztapalapa s/n Colonia Santa Martha Acatitla. Fecha de inauguración: 29 de marzo de 2004. Área del predio: 7.7 hectáreas. Área de construcción: 34,000 m2. Tipo de arquitectura: octogonal (semi-panóptico).

Disfraz: artificio que se usa para desfigurar algo con el fin de que no sea conocido. Eso lo dice usted, sabio de la mediatarde y el brandy, guardián de palabras que hacen cosas como filos oxidados. Soy Orlando y me disfrazo para desfigurarme contra el espejito, espejito mágico. Y reirme. La risa de la Medusa. Una risa y soy conocida. Como otra, la otra, la que abandona los espacios euclídeos que lastiman. Prefiero pisar el manto de los moluscos, sola, con ellas, las otras, las conocidas. Me ciega el riesgo. Ya sabe usted. Ya nos conoce. Somos Orlando y tenemos debilidad por explotar sus fronteras, desdoblar nuestros puentes, fundar nuevas ciudades. Dos señales, fronteras y puentes. Para que usted nos reconozca y no le quepa duda. Somos el comienzo de algo bueno.

Helena López. Texto incluido en En la punta de la lengua. Al filo de la imagen. México: PUEG-UNAM, 2012.

Helena López (México)
Helena López (México)

Helena López trabaja como docente e investigadora en el Programa Universitario de Estudios de Género (UNAM). Sus áreas de interés se encuentran en el cruce entre el Feminismo y los Estudios Culturales.

 http://www.pueg.unam.mx/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s