Enclave 2016

ENCLAVE. Poéticas inestables-experimentales, a cinco años

cropped-enclave-a-20161.jpg

Charles Simic comentó que la poesía auténtica hace reaccionar a la gente. La hace activar su naturaleza multiperceptual y asociativa. Cuando, en 2011, nos propusimos crear ENCLAVE, festival dedicado a las nuevas formas experimentales de la poesía contemporánea, buscamos generar acercamientos reflexivos entre el espectador-lector y la poesía contemporánea. Para ello, nos propusimos crear un foro donde los creadores, especialistas y público pudieran explorar los distintos procesos creativos de autores que trabajan la transdisciplina a nivel internacional, observando puntos de movimiento, confluencia y choque: aquellos que fisuran las fronteras disciplinares. Hoy día, después de cinco ediciones del festival hemos revisado distintos conceptos que mueven al poema y a los creadores por múltiples planos.

En ENCLAVE 2011, decidimos propiciar el encuentro por la lengua, sus traducciones en soportes y plataformas. Nos preguntamos cómo es cambiar de medios, de lenguajes y qué se encuentra en esos trasvases. En ENCLAVE 2012, pensamos lo transversal como aquello en constante cambio: un territorio expandido y transfronterizo donde propiciar la contaminación visual, textual o sonora. También reflexionamos sobre las intervenciones en el espacio como una forma de intervenir la vida. Producir una experiencia mediante diversos formatos: poesía sonora, bombardeos poéticos o el performance, para con ello generar experiencias en el borde para quien las vive como espectador y para quien las produce. Poesía extendiéndose hacia la vida para convertirse en acción.

En la edición de 2013, ENCLAVE se abrió como un foro para reflexionar sobre lo que significa migrar. Migración como toma de postura, como cuestionamiento por el territorio sobre el que uno se para o por el que uno se mueve, es decir, hacer territorio(s). Observamos diferencias de cada territorio, sus conflictos para moverse o confrontarse entre esas diferencias y generar yuxtaposiciones. Pensamos que la escritura, en sus múltiples soportes, desde lugares intermitentes y variados, es ya un migrar constante al volver al exilio un modo de pensamiento, de poética(s).

En ENCLAVE 2014 el sonido fue el motor de la edición. Nos interesó la conexión íntima entre palabra y sonido, entre ritmo y lenguaje. Si la poesía nace de la propia sonoridad del cuerpo, del influjo de la voz y del rumor primero de la naturaleza y después de las ciudades, ese sonido puede ser expresado como gesto gutural, como música, canto o ruido. Esto ha formado parte de otras disciplinas y vertientes artísticas las cuales han influenciado a las vanguardias poéticas y a la poesía contemporánea. El cruce ha provocado un desplazamiento de las formas y prácticas de la poesía dando lugar a nuevas posibilidades tanto de escucha como de construcción de poéticas sonoras. Nos preguntamos de qué manera el poema actual integra el ruido de su contexto, cuestionamos la presencia de los sonidos externos en la producción poética del siglo XXI a partir de la función simultánea y contradictoria del poema como objeto sonoro, de ser “sí mismo” y trascender hacia el lector-receptor-cultura.

5 AÑOS

Para la quinta edición de Enclave, en 2015, buscamos explorar las prácticas poéticas en busca de la confluencia con otros lenguajes artísticos. Abrimos la discusión por el lugar de lo visual, lo sonoro, lo performático en la creación poética contemporánea, para así definir el sentido de experimentación en la poesía de nuestros días.

En cada una de las cinco ediciones, el área formativa ha ocupado un lugar primordial, creamos por ello las Clínicas de Imaginación Poética (CLIP), sesiones de trabajo y diálogo en las que autores de distintas nacionalidades hacen colectivos sus procesos creativos. El trabajo de cada autor sirve de plataforma para generar reflexiones, en conjunto con los asistentes, que interrogan las prácticas escriturales vinculadas transversalmente con otras, como las prácticas sonoras, performáticas, musicales, visuales, etcétera. Este espacio ha permitido repensar lo poético de forma expandida y siempre ha estado abierto a escritores, artistas y personas interesadas en crear distintos despliegues de lo textual.

Después de cinco años publicamos un libro, ENCLAVE. Poéticas experimentales, en él damos cuenta de puntos de vista, reflexiones, críticas y acercamientos al hecho poético desde múltiples manifestaciones. Da cuenta de la fragilidad de las nomenclaturas y la creación de nuevos y potentes campos expandidos para la poesía y la experimentación que ocurren a la vez como riesgo y potencia, como inestabilidad y como espacio liminal para la creación de nuevos territorios.

Rocío Cerón y Amanda de la Garza

Directoras de ENCLAVE

Amanda de la Garza, Sofía Carrillo, Rocío Cerón e Israel Martínez en la presentación del libro ENCLAVE. Poéticas Experimentales, en el Centro Cultural de España en México
Anuncios