José Eugenio Sánchez

José Eugenio Sánchez (Guadalajara, 1965) Poeta y performer. Es autor de los libros Jack boner & the rebellion (Almadia, 2014), Suite prelude: a/h1n1 (Toad Press, Los Angeles California 2011), Galaxy limited café (Almadia, 2011), Escenas sagradas del oriente (Almadía, 2009), La felicidad es una pistola caliente (Colección Visor de Poesía, España, 2004), Physical graffiti (Colección Visor de Poesía, España, 1998), El azar es un padrote (Ana Fernández editor, La Habana, Cuba 1995)Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte del FONCA. Fue invitado por U.S. State Department International Affairs al International Writting Program 2006 de la Universidad de Iowa, donde obtuvo el grant de Honorary Fellow Writer 2006. Obtuvo el X Premio Internacional de Poesía de la Fundación Loewe, a la joven creación en Madrid, España 1998.Actualmente es símbolo sexual de la banda de poesía y rock Un país cayendo a pedazos.


De California a Des moines buscando un raid a Chicago

Era negro en los días en que lo único peor era ser negra y sólo se tomó dos fotos

era negro: hijo de esclavos:
y era un haragán incapaz de mover sus manos más que para sostener la armónica
que soplaba con un tren en los pulmones

sus últimos años los compartió con fanáticas del semen su madre le enseñó vestir elegante
y cuando llegó al cruce de la 61 y la 49
y se topó con esa chica

: él suponía que le gustaban sólo las negras
gritan mucho tiemblan hacen círculos perfectos
(pero siempre dejó que su guitarra tocara sola)
y esa chichoncita peliroja rostro de manzana pecas fruitcake se la chupaba con tanta ternura
que parecía que las razas opresoras de todas las épocas
se disculpaban ante la humanidad
por haber ejercido el racismo

después de esa noche
el negro empezó a tocar esos acordes chillones
con los que trataba de romper los vidrios de la ciudad
y resbalar el elástico de los hombros
: eran noches de pool carambola triángulo billetes sobre el paño y el negro deslizando el slide
como si el mundo cayera en la buchaca

: fue arrestado bajo el cargo de ser negro
y traer una guitarra
la policía le propinó una golpiza de escándalo
por lo que tuvo derecho a una llamada
y llamó a don: un famoso productor
que lo liberó pagando fianza $33 dollars
y lo llevó en su coche a un motel
le dio una botella de whisky un burrito
y 45 centavos para el desayuno
mejor grabemos mañana temprano un delicioso 78 propuso don

pero cuando llegó a su casa el teléfono timbraba desesperado
lo descolgó y era el negro otra vez
– y ahora qué (preguntó don extremadamente nervioso)
– estoy solo muy solo muy muy solo muy solo: aprendí lo que sé en un cementerio – no te entiendo

– no hay nadie más solo que yo ni la estrella en la bandera ni la mancha en la luna
y hay una dama enfrente de mí
que está dispuesta a quedarse conmigo y aliviarme

por 50 centavos y me faltan 5

Era negro en los días en que lo único peor era ser negra y sólo se tomó dos fotos

su guitarra sonaba al mismo tiempo en las dos orillas del Mississippi debió componer más canciones y mejores
pero no tuvo tiempo
las notas de su vida estaban cansadas

y cuando miope buscaba sus anteojos
alguien le dio una botella de whisky
(al parecer el marido de su nueva amante)
las luces del escenario brillaban intensamente bebió un largo trago
y tocó por última vez

 

Anuncios